Nuestro granito de arena

Fotografía: Reg Speller

Tinta Roja Editoras se construye todos los días. Hemos conformado un micromundo abierto a todas las ideas y expresiones, donde el autocuidado siempre está presente y el amor por todo lo que hacemos se refleja en nuestro trabajo y en las respetuosas y entrañables relaciones que entablamos como equipo. Cada semana tenemos una junta —aunque este término nos parezca corto— para actualizarnos, escucharnos, saber qué es lo que ocurre en la particularidad de cada integrante de nuestro equipo y cómo podemos contribuir de forma positiva. Platicamos, reímos y nos recomendamos películas, podcast, libros y series, compartimos recetas y tés para todo tipo de dolores. Nos alegramos de vernos, aunque sea de manera virtual, y corroboramos que aunque estemos en distintos continentes, nuestra unión y organización no merma, se fortalece. No subestimamos la importancia del autocuidado; por el contrario, nos regimos por la misma idea que Audre Lorde: “Caring for myself is not self-indulgence, it is self-preservation, and that is an act of political warfare”.

Los retos de la Responsabilidad Social Empresarial

Deseamos que, así como Tinta Roja Editoras, cada vez más espacios de trabajo sumen a su procesos prácticas que beneficien tanto en lo particular a las y los involucrados como a la sociedad en general. Así que la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) tiene grandes retos por asumir. Uno de los más importantes es el “techo de cristal”, como se le conoce a los obstáculos a los que se enfrenta una mujer en el ámbito laboral que le impiden llegar a puestos de alta dirección, así como la brecha salarial. 

Es importante asumir y responder al hecho de que nuestras acciones tienen un alcance y una repercusión en la sociedad, pues somos seres interconectados. Nuestro deber es construir el mundo que todas y todos queremos habitar, con un trabajo justo, donde todas las personas tengan igualdad de oportunidades. Esto no sólo beneficia a las personas en particular, también a las empresas porque conformarán equipos de personas que se desarrollen con tranquilidad y libertad en sus espacios de trabajo, lo cual se refleja en un mejor desempeño y compromiso.

Aunque la visibilización de la brecha salarial ha promovido iniciativas que intentan contrarrestar esta situación, sigue siendo uno de los principales retos, pues se estima que se trata de una diferencia de un 23 % a nivel mundial. Crear espacios seguros para el desarrollo laboral de las mujeres, con salarios justos, sigue siendo una tarea imprescindible para todas las empresas.

Y aunque es necesario que periódicamente se enfoquen y sumen esfuerzos, esta vez es imprescindible enfrentar los estragos económicos y sociales a raíz de la pandemia. Esta situación ha evidenciado retos para la RSE, por ello es necesario llevar a cabo planes que promuevan la seguridad sanitaria de las personas empleadas; comprender y atender las situaciones particulares que cada quien enfrenta en este difícil panorama. Y así promover el autocuidado, el descanso, la salud emocional, física y mental. Además de fomentar acciones que en su conjunto ayuden a evitar la propagación del virus. 

Una nueva y necesaria realidad laboral

En Tinta Roja Editoras estamos conscientes de la importancia de llevar a cabo la RSE de una manera seria como parte de la estrategia de nuestra empresa, es decir, en cada acción y en todos los procesos internos y externos. Nuestro equipo está conformado por mujeres y personas de la comunidad LGBT+. De esta manera ofrecemos un espacio para que puedan desarrollar sus habilidades profesionales y personales en un ambiente justo, de respeto y libertad. Así hacemos frente al techo de cristal, que tanto afecta el desarrollo profesional de las mujeres. La sororidad la practicamos y la difundimos como la principal herramienta que nos ayudará a erradicar la violencia de género en todos sus grados.

Nuestra organización no es jerárquica, sino horizontal, donde todas las voces son valiosas. Por esta razón también el trabajo es repartido de manera equitativa y de manera constante externamos nuestras inquietudes o dudas para poder agilizar los procesos. Además, los tiempos de descanso son un tema central; reconocemos el valor y compromiso profesional de cada una de nosotras, sobre todo, en medio de la pandemia, una situación extraordinaria y llena de incertidumbre social. Por esto, constantemente nos damos días para recobrar fuerzas porque sabemos que una persona no sólo se conforma de actividades laborales, sino de un sinfín de circunstancias personales.

Hemos creado una red de confianza donde nos sentimos con la libertad de expresar ideas, sentimientos y dudas. Creémos en Tinta Roja Editoras como un ejemplo de espacio laboral en el que todas las personas merecen desarrollarse.

Uno de nuestros objetivos es crear redes valiosas, por ello nos unimos a proyectos que comparten nuestros valores. Y nuestro compromiso con el ecofeminismo nos ha impulsado a crear círculos de lectura y debate, y colaborar en proyectos como Recetario para la memoria, un valioso proyecto que aborda desde la intimidad de las mesas solitarias la desaparición de personas y la lucha de las familias que no cesan en su búsqueda, donde la lente que retrata el vacío está a cargo de Zahara Gómez. También trabajamos en Recreando libertad, un trabajo de empoderamiento creativo-económico para mujeres privadas de la libertad liderado por la diseñadora, curadora y gestora cultural Clarisa Moura.

Asimismo, estamos comprometidas con el medio ambiente y lo llevamos a cabo en nuestras prácticas diarias como eliminando los residuos de un solo uso o elaborando compostas con nuestros deshechos orgánicos. Nuestro compromiso ambiental se refleja también en nuestras redes laborales, por ello algunos de nuestros clientes y colaboradores son: Alianza Mexicana contra el Fracking, Fundación Heinrich Böll Stiftung, Fridays for Future o Contaminantes Anónimus. 

Nos enorgullece que nuestros proyectos se nutran de nuestros compromisos sociales y sumen a más personas alzando su voz y sus ideas. El día después es un libro colaborativo, donde el principal objetivo fue dar voz a todas las personas que se identifican como mujeres para que expresaran sus vivencias durante la pandemia de COVID-19. Otros dos libros en puerta son Vigilantes, una novela contra el racismo y la xenofobia que explora y expone las dificultades y necesidades de los migrantes; Y esto, ¿qué es? es un libro infantil bilingüe (español-tének), que aborda el valor de las raíces indígenas y las redes sororas a través de una historia ideal tanto para niñas y niños como para personas adultas.

Todos los días, Tinta Roja Editoras aporta su granito de arena en los retos sociales que nos involucran por igual. Lo hacemos como empresa, como ciudadanas y como mujeres porque creemos que la construcción de redes colaborativas sanas, justas y equitativas  es una retribución en beneficio de todas y todos. 

Fotografía: Reg Speller